23 de mayo de 2009

Entrada Nº 183 "ésto soy, así estoy"

¿Catarsis? Sí, claro que si...

Vino una piedra desde el cielo, desde MI cielo, de parte de esa persona a la que yo le dí el título de ser mi cielo, mi todo, mi ángel sin alas, y le podría poner mil adjetivos más.
La piedra cayó, hace tiempo se venía viendo, aunque pensaba que tal vez con el paso del tiempo esa piedra podía desvanecerse, qué se yo.

¿Iluso? Sí, claro que si...

Pobres aquellos que no encuentran el amor, siempre pensé así. Pero "pobres" no de lástima, sino de saber que la vida les pasaba por el costado y no podían disfrutar de ésto tan bello que a mi me tocaba.
Ahora a mi me sacaron de la vía de la alegría, pasé al bando contrario.

¿Triste? Sí, claro que si...

Y pensar que la vida la dí, sin importar a quién, porque sabía quién era y sabía que no me podía faltar.
Y pensar que hoy siento que no tengo por qué luchar, siento que todo se murió. Y siento que ni el mejor médico puede arreglar.

¿Abatido? Sí, claro que si...

Siempre dije, la distancia y el tiempo son mis principales enemigos, pero de a poco, más que enemigos, iban siendo aliados, ya que con visitas espaciadas las cosas se acrecentaban, el sentimiento por ejemplo.
Pero era como yo decía, el tiempo y la distancia, malditos enemigos de la felicidad.

¿Enojado? Sí, claro que si...

Pero sé que, durante todos éstos años amé, viví y aprendí a hacer eso que tan imposible parecía, vivir la vida de la persona que está a tu lado, vivir por y para otra persona.
Creí que eso lo iba a lograr solo con un hijo, pero aquí estoy, rememorando más de 6 años de vida, y logré hacerlo por una bella mujer.

¿Añorando? Sí, claro que si...

Siento y deseo que ésto no sea más que una pesadilla de las pocas que quisiera tener en mi vida, siento que estoy volando, pero no disfrutando, estoy volando, y veo el piso cada vez más cerca, quiero seguir volando, pero quiero hacerlo con el ángel sin alas que conocí aquella Navidad.
Siento que por tanto amor que hubo no merece un final así. Siento que nadie puede decidir por otro, pero si decidir en conjunto.
Espero que vuelva, porque acá, siempre arderá esa llamita que prendimos un 8 de febrero de 2003.

¿Ilusionado? SÍ, CLARO QUE SI.

1 comentario:

Cari dijo...

ay negro negro, que cachetada le pegaria a la vida, por ser (a veces) tan conchuda! POque la gente buena tiene que estar mal? Seran las "reglas" del juego? en este juego te banco negro!

Abrazo a la distancia bien fuerte!

BRILLA!

Cumpleaños de mi gente querida. Si falta el tuyo, avisame.