16 de noviembre de 2008

Entrada N°103 "Debutó Fran!!!"

MI DEBUT MILLONARIO.

El pasado domingo (9 de Noviembre) me tocó debutar como hincha en un partido de River, de local contra el poderoso Huracán (sí, poderoso porque los 2 banquetes más importantes fueron allí, porque si de futbol hablamos…).

Cabe aclarar de entrada que, con 25 años cumplidos hace unos meses, las 2 únicas ocasiones en que pisé un estadio fueron en el Cilindro de Avellaneda, acompañando a un amigo a ver a su equipo, Ra-Sin-Club.
Y bueno, la locura que siento por River (!) únicamente llegaba a ver determinados partidos vía TV (no me culpes Negro, no todos somos tan fanáticos como vos).
Volviendo al tema, el mencionado partido comenzaba a las 19:40, por lo que me dispuse a salir con tiempo de mi departamento y así llegar temprano y conseguir una buena ubicación.
Por vueltas de la vida, salí con el tiempo justo. Afortunadamente ya disponía de mi entrada, la cual había sacado el viernes anterior.

Ya en el colectivo, me avivo que había tomado el ramal que me dejaba a unas lindas 15 cuadras de la cancha (el otro me dejaba a tan solo 1 cuadra).
Bajo del colectivo y a caminar se ha dicho. Hago un par de cuadras y veo que más nos acercamos, más empieza a aumentar la cantidad de hinchas que se dirigen al mismo lugar, seguidos por la pasión a estos colores que sólo se explica quienes lo sienten (bueeeeeeenaaaaa!!!!).

Paso el primer cacheo y el bendito policía, con una cara muy amable me dice: Flaco, sabés que no podés venir con encendedores, tiralo acá.
Me limité a poner una linda cara de orto, mientras pensaba “lindo debut eh!”.
Paso el 2º cacheo e ingreso al estadio, al sector Platea Sivori Baja y me ubico en un lugar con buena vista. Faltaban 20 minutos para el partido aún y ya la gente se hacía escuchar.

Cuando veo que la cancha se empieza a vaciar, busco un lugar donde quedarme y poder ver bien.
Reconozco que fui de antemano sabiendo sólo un par de cantitos, así que en los primeros momentos estaba muy calladito.
Empiezo a mandar mensajes a mis conocidos (uno de ellos, al dueño de este coso, el cual por supuesto me respondió varias mensajes con cargadas…), emocionado por el agite de la gente, por la cantidad de banderas, del aguante y de todo lo relacionado con lo que significa el “folklore” del fútbol. Emocionado también por ser la 1º vez que iba a presenciar un partido de mi equipo, de poder estar ahí, entre tanta gente que sigue tu misma pasión (más gente de la que creí que iba a haber, dada la actual situación del club).

Minutos antes de comenzar el partido, veo que se empieza a corear un conocido cantito del club y escucho ruidos de bombos. Miro para arriba (yo estaba ubicado debajo de la Tribuna Popular) y veo que llegan Los Borrachos del Tablón, los cuales se ubican JUSTO arriba de donde estaba yo parado. Mejor lugar no pude elegir, estuve en pleno agite, disfrutando todo el partido del aguante, los cantos y los bombos…QUE PLACER!

Como anécdota, arriba mío había una bandera en celeste, que decía con letras rojas: LOS MISMOS DE SIEMPRE. Le iba a sacar una foto porque me pareció interesante, pero después sinceramente se me pasó.
Salen los jugadores y se escuchan algunos chiflidos acompañados de ciertos gritos. También se escuchan algunos aplausos para el Cholo Simeone.

Empieza el partido y a alentar se ha dicho.
No voy a decir mucho del primer tiempo, ya que terminamos 3 a 0 abajo. En esos 45 minutos pasaron tantas cosas por la cabeza, desde alentar hasta silbar a los jugadores, pasando por insultos y “consejos” futbolísticos propios de nosotros, los técnicos ajenos al plantel: NOOOO LO DEJESS PASARRRR! AHIII AHIII ESTA SOLOOOOOOO! UHHHH LA QUE TE COMISTEEEE! PEROOOOO COMO LA VAS A REGALARRRRRR!, etc. etc.
Termina el primer tiempo y los jugadores, claro, se van silbados. Nosotros, en la tribuna cortando clavos, agradeciendo a Dios no haber terminado con 5-6 goles en contra.
Otra vez recibo un mensaje al celular del dueño de este coso, el cual decía: Ahora le empatan al poderoso Huracán…COMO SI ESTUVIESE PARA GASTADAS!

Empieza el segundo tiempo y se anuncia un cambio inicial. Entra a jugar los últimos 45 minutos nuestro querido Oscar “Hincha de Boca” Ahumada….PARA QUE? Se vino la hinchada abajo. Era una sola de silbidos y puteadas para el mismo.
Se juega el segundo tiempo y a medida que pasan los minutos, bajaban de la popular se escuchaban distintos cantitos. Ya habiéndome aprendido un par (entre ellos uno muy reciente que no tendrá 2-3 partidos), me suelto y empiezo a alentar y a agitar.

Con toda la sangre en la cabeza, grito los 3 goles que nos permitieron el empate. El último claro, a más no poder. e más está decir que a medida que se hacían los goles, aumentaba el aguante y el fervor de la gente.

Si buen hubieron ciertos errores de parte de los jugadores, los cuales fueron reprochados por la gente, eso no opacó la alegría de haber empatado el partido.
Recuerdo que antes que comenzara el partido, uno de los mensajes que me llegaron decía: OJALA GRITES MUCHOS GOLES!...Se había cumplido el pedido.
Termina el segundo tiempo y nos quedamos con la sensación de que tendríamos que haber ganado el encuentro, oportunidades sobraron.

Mientras esperábamos que se desconcentrara la gente del equipo visitante (la cual no alentó en todo el partido), se produjo –a mi parecer- lo mejor de la jornada.
En esos 20 minutos, toda la gente que estaba en la popular y en la platea Sivori, se quedó cantando y siguió alentando, cada vez con mayor intensidad.
Era emocionante ver tanto aguante, tanta alegría, tanta FIESTA de parte de los hinchas.
No nos pueden negar, lo que no tenemos en futbol, lo tenemos en demostrar pasión por estos colores.
Se abrieron las puertas y salimos todos, todavía cantando.
Al lado de las salidas, había un par de cámaras de televisión que filmaban la fiesta de la gente.
En ese momento no me importó nada mi esguince y me sumé al agite, saltando y cantando como por 15 minutos. Fue vivir algo espectacular.

Me voy con la sensación de haber vivido algo único, de haber experimentado de una vez por todas, todo lo que siente un hincha al ir a ver a su equipo: alegría, emoción, bronca, angustia, agite, etc. En fin, una sola palabra: SENTIMIENTO.


---------------------------------------------------------
Ahí está la foto de Fran en el galliero, con toda la euforia encima 8-)
Fran dejó de ser virgo en ésto de ver partidos desde la tribuna.
Yo no soy de River, poco me importa si desciende, sale campeón o desaparece, pero como hincha de un equipo, entiendo todas y cada unas de las cosas que contó el Pancho de su debút.

Algún día contaré mi debut en la gloriosa Lerma y San Luis viendo a mi Amado y nunca olvidado Centro Juventud Antoniana.

Ahí tenés pancho, que sirva para que te recuperes.
Hoy te vas para Avellaneda, si ves una cámara, cantá, porque tenés algo de racinguista en la sangre

3 comentarios:

el debutante dijo...

Que groso mi debut (h)!

Es muy largo de leer, así que dudo que alguien lo termine.

Pero, al menos, cumplí con lo prometido.

Un abrazo.

melis73 dijo...

euuuuu yo pueod contar mi debut?

tururuuuuuuuuu

el macho dijo...

No, no podés.

El fulbo es sólo de y para hombres.

Cumpleaños de mi gente querida. Si falta el tuyo, avisame.